Empresa Rom 09-Nov-2018

El canal tradicional (más conocido como las conocidas bodegas y mercados), posee una importancia mayor de la que algunas empresas siguen creyendo, mientras que el canal moderno abarca las tiendas de grandes superficies o por departamentos que se han popularizado en los últimos años.

Es bien sabido que el mercado ha ido evolucionando e innovando con canales alternativos y el e-commerce, que cada día son más usados. Pero lo increíble de este constante avance es que el canal tradicional no pasa de moda y esto es perceptible en las actividades de consumo, las cuales se han visto inclinadas por este canal, en comparación con el resto de los canales de distribución.

Qué es el canal tradicional

Desde que eras un niño, es muy probable que hayas utilizado el canal tradicional, a veces, sin si quiera saberlo. Los quioscos, bodegas, panaderías y mercados siguen siendo los predilectos para el consumo, pues actualmente representa un aproximado del 70 % de ventas en Lima, capital de Perú.

El canal tradicional de distribución está principalmente representado por aquel mercado o bodega cercana a tu hogar que no solo te ofrecen los mejores precios, sino que también te hace llegar los productos más frescos.

Al principio, el canal tradicional se especializaba en la venta de bebidas o golosinas, pero los propietarios se han visto en la necesidad de incrementar sus ofertas y las listas de consumo, incluyendo en ellas productos de uso doméstico, higiénico, escolares, entre muchos otros. El reto para el canal tradicional es mantenerse en pie frente a la competencia de los nuevos canales.

Características que debe poseer

El canal tradicional podría limitarse a cualquier bodega, sin embargo, hoy en día no basta con ser un proveedor más de ciertos productos, lo cual hace que sea necesario caracterizarse por ciertas cualidades.

Cuantiosos puntos de ventas

La cantidad de tiendas de consumo inmediato no disminuye aun cuando se incrementen las del canal moderno o mayoristas. No tiene gran relevancia a cuál tienda realices tus actividades de consumo o de proveeduría, siempre y cuando cumpla con tus exigencias.

Singularidad y reducción de precios

Debido a que los puntos de venta entre el canal tradicional de consumo no tienden a poseer caracteres especiales que los diferencien unos de otros, se puede observar que la competencia se basa en la disminución de precios.

Reducción de margen

Resulta muy común que el canal tradicional se vea obligado a sacrificar sus márgenes como un método de fidelizar clientes; esto podría significar un incremento considerable en las ventas, pero no por ello se puede calificar como una cualidad positiva.

Informalidad

Tanto la informalidad del canal tradicional como la reducción del margen y de los precios permite llevar a cabo acciones que incrementen la rentabilidad del negocio. El canal tradicional implica bajos costos de operación, ahorro de mano de obra, evasión de impuestos al no facturar ventas y todo ello se traduce en el establecimiento de precios competitivos frente al canal moderno.

¿Es realmente importante el canal tradicional en el consumo?

Muchos economistas y mercadólogos concuerdan en que existen tres factores que influyen en la decisión de consumo: cercanía, pago rápido y utilidad y eficiencia del producto.

Por este motivo todavía sigue predominando el consumo dentro del canal tradicional o los formatos pequeños de autoservicios, puesto que se caracterizan por cumplir con estos tres factores. No obstante, tal vez lo que le brinda mayor importancia al canal tradicional es lo difícil que sería hacer llegar determinados productos de necesidad básica a varios tipos de consumidores.

El consumo en Latinoamérica suele verse intensificado en el canal tradicional, ya que los consumidores perciben el canal moderno como una opción más costosa, no porque los precios realmente sean más elevados, sino porque en el canal tradicional pueden adquirir lo necesario para el consumo inmediato o porciones más pequeñas de producto.

Ahora bien, los beneficios del canal tradicional no solo son perceptibles para el consumidor, sino también para las grandes empresas. Según un artículo de Perú Retail, las bodegas y mercados reflejan más del 90 % de las ventas en las regiones y departamentos de Perú, lo que es una cantidad considerablemente alta tomando en cuenta la constante evolución y modernización a la que se someten quienes forman parte de dicho canal de distribución.

Aunque pudiera parecer tedioso, es sumamente importante la renovación e innovación; la amistad y confianza que brinda cada distribuidor tradicional es influyente sobre el consumidor. A pesar de ello, el punto de venta no va a lograr mantenerse y prosperar frente a los competidores de no ser por la capacidad de evolucionar y prestar más y mejores servicios y estrategias de atención al cliente.

La importancia que sigue recayendo sobre el canal tradicional en el consumo ha creado un intenso debate entre algunos fabricantes: ¿distribuir directamente al canal tradicional o utilizar un canal moderno o alternativo?

Pero sin duda alguna la clave es la integración y el balance entre ambos canales de distribución, dado que las estadísticas no suponen un próximo descenso en los niveles de consumo sobre el canal tradicional.

ROM puede ayudarte a dominar completamente este canal con acciones de trade marketing para tu comercio.

Categorías

  • Ventas (15)
  • Gestión (8)
  • Reclutamiento (5)
  • Marketing (13)
  • Mercadeo por Internet (12)

Últimas noticias

  • Gestión de Punto de Venta

    Servicio Integral de promotoría, impulsación, mercaderismo, auditoria y supervisión de puntos de venta, hasta el desarrollo del canal o punto de venta.

  • Operador de canales de venta

    Adquirimos total responsabilidad y riesgo sobre la mercadería y la venta de tus productos varios canales, alineados a estándares que se nos establezca.